Cambios Masónicos Ritualistas

Pregunta: Se dice a veces que los Masones no necesitan efectuar cambios en sus rituales, lo que necesitan es cambiar su comprensión de ellos. ¿Cuáles son sus puntos de vista al respecto?

Realmente no es cuestión de “o uno o lo otro” sino que ambos puntos de la pregunta son válidos.

Es verdad que los significados esenciales de los rituales ya existen dentro de ellos, para aquellos que tienen ojos para ver. Pero los rituales esenciales, tal como existen actualmente, están ampliamente compuestos de una retórica judía e ilustrados y dramatizados por medio de lo que es algunas veces una historia judía entreverada y artificial, la cual tiene poco significado o relevancia para la mente moderna. Es verdad que aquellos sabios Videntes judíos antiguos tomaron lo que aprendieron de los Misterios Egipcios y revistieron su aprendizaje y comprensión esotérica en una actuación dramática y formas alegóricas de algo de la historia de su “nueva nación”, velando verdades esotéricas en su interior. Pero, mientras se preserven los hechos y detalles y estructura del simbolismo Masónico intacto, la nomenclatura judía debe irse ahora, no porque sean judías, sino porque son viejas y reaccionarias y, por un lado, han servido a su propósito y por otro, no han seguido el sendero evolutivo del sol a través de las Eras zodiacales, ni han incorporado las revelaciones espirituales entregadas a la humanidad ya sea por el Buda o el Cristo. Sólo en esta área (de la formulación y nomenclatura) los rituales necesitan ser recompuestos en una nomenclatura y retórica que exprese y evoque una comprensión más universal y una que no derive de ninguna porción particular de la humanidad, ya que ahora la humanidad como un todo es la “elegida”. El lenguaje universal del simbolismo debe permanecer sin embargo y es absolutamente intrínseco a la Masonería como una expresión de los Antiguos Misterios. Pero la nomenclatura necesita ser revestida ahora en la retórica universal de la Sabiduría sin Edades.

También, debe ser mencionado que, con el paso del tiempo, varias adiciones y supresiones ya han sido realizadas a los rituales y durante el proceso, partes muy importantes fueron suprimidas y otras cosas superfluas añadidas, tal vez debido a que las mentes involucradas o no poseían el conocimiento esotérico para saber lo que estaban haciendo, o introdujeron sus propios condicionamientos religiosos, o simplemente no comprendían la significación espiritual o esotérica de lo que estaban suprimiendo o la trivialidad de lo que estaban añadiendo.

La Masonería, como muchas otras cosas en la Era de Piscis, se cristalizó y puso el énfasis en la forma material oscureciendo el significado de la forma del símbolo de lo que intentaba simbolizar. Toda la estructura demanda la atención de aquellos con perspectivas nuevas, visión fresca de la vida y el vivir junto con una comprensión espiritual.

Los rituales necesitan ser re-organizados y las formas y fórmulas actuales necesitan ser adaptadas de tal manera que las posibilidades espirituales, indicadas simbólicamente, emerjan con mayor claridad y con una profunda potencia espiritual. Esto es lo que hemos estando intentando hacer, a lo que nos hemos dedicado y lo que hemos hecho en A.U.M. estos últimos 20 años.

La Necesidad de una Unidad de Pensamiento Masónico

Por supuesto, ello va sin querer decir que los Masones sí necesitan “cambiar

[o profundizar] su comprensión” de los significados de los rituales y su trabajo en el piso del Templo. Pero esto sólo puede ser realizado inicialmente por aquellos con una visión fresca y comprensión espiritual. Para ello, los miembros de las Logias deben estar preparados para trabajar juntos hacia la consecución de una unidad de pensamiento y comprensión en relación al significado más profundo del trabajo que están ejecutando juntos y, para ello, también se requiere tener preparación previa en estudio, entrenamiento y disciplina esotéricos con el objetivo de tener un pensamiento unificado entre ellos como grupo.

En la Masonería convencional, ello tal vez tomará un tiempo largo ya que está muy cristalizada y sus instituciones se han convertido en vastas burocracias. Por lo tanto, ello requerirá de mucho coraje, determinación y esfuerzo por parte de los Masones más iluminados esparcidos por todas las Órdenes Masónicas convencionales y un esfuerzo definido.

En AUM ya hemos establecido una Masonería en la cual los rituales han sido re-organizados, recompuestos y adaptados de tal manera que provoquen que las potencialidades espirituales emerjan con mayor claridad, mientras se preservan los hechos esotéricos, detalle y estructura del simbolismo Masónico intacto. Uno de los requisitos para los postulantes a A. U. M. es que él o ella ya posean preparación en entrenamiento, estudio y disciplina esotéricos. Así, una forma de Masonería existe ahora para los estudiantes inclinados esotéricamente del mundo y para aquellos que están inclinados hacia una comprensión espiritual de la Masonería.

Sin embargo, debemos afirmar que nuestro trabajo o existencia y nuestros esfuerzos nunca han sido conducidos con la visión de suplantar ninguna de las Órdenes Masónicas que ya existen, sino que siempre hemos visto al Movimiento Masónico a nivel mundial como un solo Movimiento y que nosotros simplemente somos una parte de ese movimiento. Por lo tanto, extendemos la mano de hermandad hacia todos los Masones y, a menudo, hemos tenido el placer de dar la bienvenida en nuestras reuniones a Masones que nos visitan de otras Órdenes.

AUM se encuentra en desarrollo hace más de 30 años y es así que ahora, después de mucho trabajo, (conducido de manera tranquila y paciente) y mediante un verdadero “des-condicionamiento” de nosotros mismos – siendo que en el grupo acreditador de este emprendimiento todos comenzaron sus carreras Masónicas en Órdenes Masónicas convencionales, por lo cual todos estamos agradecidos –  en la primera parte de este siglo, ya estamos listos para extender nuestro trabajo a todos los Masones con una mente abierta e investigadora, y: “Abrimos las puertas a todos los hijos de los hombres que vienen de todos los valles oscuros de la tierra y que buscan el Templo del Señor. ¡Denles la Luz!